Existencia

La mayoría de nuestra existencia es “racional”, o eso queremos creer.
Tu toma de decisiones se fundamenta en “dejar enfriar”, analizar, sopesar, valorar y decidir.
Nada como cierta perspectiva para ver las cosas con menos ruido, más claras.
Digamos que para decidir esperamos a que todo se calme, que la situación no esté agitada, sino TEMPLADA. En el 5 en una escala del 1 al 10.

Control.
Lo racional es bueno.

O no

Hay otra vida, otra existencia que es “emocional”.
Te dejas inundar por sensaciones, te apasionas, tomas partido, descontrolas, sin que temas las consecuencias, estás preparado para ello.

Descontrol

Saber cómo, cuándo y hasta dónde descontrolas , en también un modo de control.
Son dos facetas que coexisten, se entremezclan,  ambas son imprescindibles, NECESARIAS, ambas te conforman y por tanto te definen.

Si no haces lo que quieres, sino lo que otros esperan de ti.
Si no das rienda suelta a tus pensamientos porque crees que no es apropiado
Si no manifiestas lo que te deseas porque crees que puede incomodar
Entonces ¿quién o qué eres?

No habrá nada que cambiar si no ves motivo; sólo darle una vuelta, quizá.
Porque si dejas de hacer lo se espera de ti, si le das rienda suelta a la imaginación, si expresas tus deseos, y todo eso supone un problema, no es tu problema, es de los otros.

Conocerse y aceptarse. 
Ese es un gran valor.

Una queja

Al margen de cuando hay dolor físico, que no es el asunto que me trae aquí, cuando algo o alguien nos molesta o incomoda, la reacción más frecuente es quejarnos.
Mostramos disgusto o desacuerdo con ese algo o alguien que nos perturba. 
Hay una causa que produce un efecto, hay un antecedente y un consecuente.
La queja proporciona un desahogo.
Hasta aquí todo normal.

En ocasiones son desencadenantes más difusos los que provocan “la queja”; en la mayoría de los casos fruto de insatisfacción y en estos casos la queja tiene como primer objetivo atraer la atención de alguien (persona o grupo).
También entra dentro de lo normal, aunque no sea necesariamente saludable.

Sin embargo cada vez abunda más un tipo de persona que milita en una especie de “queja patológica”.
Disfrazada de lamento o de crítica, la queja la padecerá el vecino, el camarero, el tráfico, la lluvia o el sol, el calor o el frío, el gobierno… La padecerá por la mañana o por la noche, en el mercado, en el bar, en el ascensor.
En todos los casos hay un denominador común: la inacción.
Porque en estas personas quejarse es un fin en sí mismo, no un medio para manifestar u obtener algo.

Quejarse se convierte entonces en un lamentable modo de vida.

Siempre feliz

¿Te gustaría ser o estar siempre feliz?


¿Quién podría resistirse a tal propuesta?
¿Dónde hay que firmar?

Robert Nozick, filósofo Norteamericano fallecido en 2002,  se hizo esta pregunta e ideó un supuesto con el que enfrentarnos a este «no dilema». Es un experimento mental, al que denominó Máquina de Experiencia (también llamada Máquina del placer)

No me pude resistir a poner este “parecido razonable”, pido disculpas.

Supongamos una máquina…

Nozick nos pide que imaginemos una máquina que pueda brindarnos todas las experiencias deseables o placenteras que podamos desear. 

Esa máquina, a la que de alguna forma estaremos conectados, nos sume en unas vivencias indistinguibles de las reales: son por tanto vivencias REALES para nosotros y que provocan sensaciones REALES (las sensaciones is que serían 100% reales)

Hay una condición: si aceptamos, pasaremos el resto de nuestra vida atados a esa máquina, viviendo esa experiencia FALSAMENTE REAL para siempre, para el resto de nuestra vida, sin ser consciente de que es un sueño. Pero siempre felices.

En sus conjeturas, Nozick se carga de un plumazo el sueño hedonista, ya que anticipa que muy pocas personas aceptarían tal propuesta.

Es cierto que el planteamiento de Nozick adolece se puntos flacos (a pesar de rehacer en 1989 en «Meditaciones sobre la vida», la forma en que describía la máquina, que en el trabajo original daba un poco de miedo).

Pero  múltiples autores posteriores abordaron de diferentes formas el mismo problema y todos concluyen que efectivamente atarse a la máquina nunca sería una opción mayoritaria, a pesar del atractivo de ser totalmente feliz para siempre.

Quizá el estudio posterior más detallado lo hizo Felipe de Brigard en la Universidad de Duke, del que hace un buen análisis en este artículo de Psychology Today

¿Nos enchufamos a la máquina?

La caja negra

Cuando abres tu app de fotos en el movil y buscas «cumpleaños», o «gato» o «Manolo»… no te causará sorpresa que a los pocos instantes tengas delante una selección de fotos de celebraciones, de gatos o de Manolos.
Sin embargo, para que tu “teléfono”, sepa en qué foto hay gatos y en que fotos no, hay un proceso bastante complejo que sucede en la trastienda.

Esto es un gato
Esto también es un gato

¿Qué les identifica? ¿Tienen 4 patas? ¿Orejas, bigotes, tiene cola?
ESO no siempre se ve en una foto
¿Son blanditos, ronronean?.
ESO JAMÁS se ve en una foto.

Entones ¿por qué sabe el teléfono que lo que sale en la foto es un  gato?

Para que eso ocurra, es necesario entrenar a una Inteligencia Artificial (AI).
Se trata de realizar un Aprendizaje Automático (Machine Learning) a base de enseñar miles, cientos de miles de fotografías a un “ordenador”.
Las primeras veces, se le indica cuando es un gato y cuando no.
En las siguientes, se le deja decidir y se le indica si ha acertado o no.
A medida que se va ejercitando, su nivel de aciertos roza el 100%.
Da igual que lo entrenes con gatos, con personas, con plantas… con lo que sea.

Cuando resuelves un captcha, estás ayudando a que una IA aprenda (o quizá estés colaborando con El Gran Hermano).

Una vez que el algoritmo está suficientemente entrenado, ya trabaja de forma desatendida.
En ciertas modalidades, si recibe feedback (humano o de otra máquina), seguirá perfeccionándose.
La cuestión relevante en este momento es que la máquina toma una decisión (es gato o no), en base a un entrenamiento, pero DESCONOCEMOS cuál es el proceso que le ha llevado a decidir porqué en cada caso concreto considera si es gato o no.
Como comenté antes no sabemos si se fija en la cola, en las orejas, en el perfil, o cómo combina estas vista…
No tenemos NI IDEA, ni tenemos forma de saberlo, por la inmensidad de cálculos que puede llegar a hacer en milésimas de segundo; no hay posibilidad de supervisar o auditar el proceso de la toma de decisión.
Por eso es por los que estos procedimientos de llaman de CAJA NEGRA: metemos unos datos y obtenemos una decisión, pero no hay justificación alguna:

En jerga técnica, una caja negra es cuando un sistema es visto principalmente por sus características de entrada y salida. Un algoritmo de caja negra es uno donde el usuario no puede ver el funcionamiento interno del algoritmo. Se trata de un sistema bastante polémico, por el hermetismo que contienen y la falta de transparencia, si bien sus creadores lo defienden como un sistema de seguridad y privacidad para evitar filtraciones de datos y competencia desleal. Otra característica de este tipo de algoritmos es su dinamismo, suelen presentar constantemente cambios con el objetivo de adaptarse al ritmo creciente de la tecnología y ofrecer valor a sus usuarios.

Hay casos muy, muy curiosos de decisiones que tienen sorprendidos incluso a sus «creadores»

Una AI, determina con enorme precisión (97%) el sexo de una persona por el iris.
No se sabe cómo lo hace, ni qué analiza.
Los científicos están desconcertados.

Otra AI, determina la raza con similar precisión (94%) con sólo mostrarle una radiografía parcial de un sujeto.
No se sabe cómo lo hace ni qué analiza.
Los científicos están desconcertados.

Otras AI detectan posibles melanomas, predicen estructuras de proteínas y sus interacciones

La información de nuestras fotos de nuestros gatos y dónde las tomamos, las palmeras, las personas que tenemos en nuestro carrete de fotos, las personas con las que interactuamos, con las que estamos en la calle, nuestros ingresos, nuestros desplazamientos, nuestros viajes, el uso de nuestras tarjeta de crédito o débito, nuestros hábitos online y offline, nuestro trabajo… esa información la analizan los sistemas de Machine Learning, que sacan patrones y patrones.

Unos sistemas mucho, muchísimo más potentes y que van aún mas por libre, los Deep Learning utilizan toda esa información generada y en base a ellas toman decisiones.

Porque hay algoritmos simples de recomendación como los que utilizan Netflix, Spotify o Amazon, pero los más complejos deciden o pueden decidir si conceder un crédito o una hipoteca, autorizar o no un tratamiento médico, distribuir las zonas verdes en las ciudades y otros recursos como rutas de transporte público o ubicación de otros servicios, si un vehículo autónomo debe frenar o continuar y por qué ruta, qué precio se te cobra por un producto o servicio (y seguramente no es el mismo que para tu vecino), si se concede una libertad provisional o no…

Llegó la hora de supervisar todo esto. Son muchas, muchísimas, las voces que advierten de los problemas que ya se detectan.


The following list enumerates all the ethical issues that were identified from the case studies and the Delphi study, totalling 39.


Gestalt vs Gestalt

Los inicios del Siglo XX en Alemania, concretamente el periodo denominado República de Weimar en fueron de gran creatividad artística, especialmente estético / visual, una verdadera vanguardia artística alemana.
En realidad todo el siglo XX, pero este periodo me interesa especialmente.
Expresionismo, Abstracción, Cubismo se reflejaron en disciplinas como la pintura, escultura, fotografía, tipografía, estampación, arquitectura.
Su máximo exponente: La Bauhaus
Seguro que conoces a Wassily Kandinsky, Paul Klee, Alma Buscher, Otti Berger, Lotte Beese
Ninguno se limitaba a una disciplina. Su arte era una forma de entender la vida: filtrar la experiencia y proyectarla a todo su entorno.

Holístico.

En esta efervescencia surgió una corriente psicológica: La Psicología de la Gestalt / Escuela de la Gestalt (también Psicología de la forma).
Psicología de la forma como sinónimo de figura, configuración, estructura, PERCEPCIÓN
Se estructuraron una serie de reglas / leyes que explican cómo conformamos imágenes que nos llegan a través de la vista.

Proximidad: los elementos se unen en formas con mayor cohesión cuanto mayor es su cercanía. Esta es la ley de Gestalt sobre la que hablaremos en este artículo.

	•	Semejanza: los elementos se unen con mayor cohesión cuanto mayor es su semejanza (por color, forma, dimensión, etc.).

	•	Destino común: los elementos con movimiento igual entre sí y diferente de otros elementos se agrupan.

	•	Continuidad de dirección: superponiendo dos elementos, sus líneas se unen según continuidad de dirección.

	•	Cierre: algunos elementos no relacionados entre sí pueden interpretarse como una sola figura.

	•	Pregnancia: cuanto más simple y estable es un elemento, más aparece "de impacto".

	•	Experiencia pasada: el cerebro tiende a crear formas ya vistas donde sólo hay líneas simples separadas o interrumpidas.

	•	Figura-fondo: es el clásico esquema en el que se basan las ilusiones ópticas, cuando una figura se entiende inmediatamente como tal gracias a sus contornos, pero luego nos damos cuenta de que también el fondo puede a su vez ser figura.

Su legado: El todo es más que la suma de las partes

Se utiliza, especialmente en creatividad publicitaria con resultados estéticamente impresionantes y muy cautivadores a la par que efectivos.
Principalmente debido a lo que nosotros aportamos.


No es lo que hay, es lo que nosotros vemos.



Nota: hay una terapia humanista de nombre Terapia de la Gestalt que no tiene nada, absolutamente nada que ver con el asunto tratado en este post y cuyos fundamentos y técnicas están más que cuestionados

Duérmete niño…

Te van a operar.
Te van a operar igual que cada día se hace a  tantos miles de personas en todo el mundo en grandes hospitales, en pequeños hospitales, en clínicas…
En tu caso te van a poner anestesia general. Quizá Pentotal Sódico o quizá Propofol. Todo el proceso va a estar supervisado por un médico especialista, formado específicamente en eso, muy cotizado, de hecho escasean: el anestesista.
“No se preocupe, será un momento. Cuente desde diez a cero”

Diez, nueve, ocho…

Lo que igual no sabes, es que ni tu ni ellos tienen perfectamente claro cómo funciona la anestesia general.

Se va a provocar analgesia, inconsciencia y amnesia

Con variaciones, muchas, la anestesia está probada clínicamente desde 1844 y sólo años después se realizó en la primera  intervención en un paciente real y aunque hay datos de uso de sustancias precursoras desde 1275)  y nunca se supo desentrañar el misterio de cómo funciona exactamente.

Sabemos que funciona, sabemos algunas cosas, pero aún se siguen haciendo estudios para saber cómo.

El asunto de la anestesia en el cuerpo humano es algo curioso porque, a pesar de haber pasado 170 años, todavía no existe una explicación completa sobre ello. En pocas palabras: aún se mantiene un misterio.

Algo así como la IA  y su impenetrable black box: obtenemos un resultado, pero no sabemos cómo se ha producido.

Pierdes la consciencia, pero prácticamente todo lo demás sigue funcionando a la perfección o sea la anestesia actúa sólo sobre una parte del el sistema nervioso central, dejando intacta otra (el sistema vegetativo, tanto simpático como parasimpático).

Y en un momento dado ¡te despiertas!

Ante tal complejidad, deberían ser prudentes los adalides del área prefrontal, de la dopamina, del cerebrocentrismo… ya sabes BLACK BOX mejor analizar el entorno.

Premio y Castigo

La Ley del Efecto, publicada por Edward Thorndike en 1905 sostiene que es más probable que repitamos aquellas conductas que nos proporcionan consecuencias agradables o placenteras que aquellas que nos provocan sensaciones aversivas o dolorosas. 
De hecho es una de las estrategias (junto a otras) que se utilizan a la hora de afianzar hábitos.
Facilitar y consolidar el aumento o la disminución de ciertas respuestas (conductas) ante ciertos estímulos, es el objeto de la modificación de conducta (psicología del comportamiento).

Para ello de vale de reforzadores y castigos.
Si estos se presentan de forma previsible y coherente, llegará el momento en el que aunque se retire bien el refuerzo o bien el castigo, la respuesta (conducta) se seguirá dando como antes (será una respuesta condicionada)

Es un poco más complejo que dar chocolatinas o pegar con la zapatilla; Y no olvidemos que se refuerzan (o castigan) conductas, no personas.
Vamos a echarle un vistazo:

(1) Refuerzo (R): Aplicando un refuerzo se busca SIEMPRE que una conducta se dé con más frecuencia, que aumente.
(2) Castigo (C): Aplicando un castigo se busca SIEMPRE que la frecuencia de una conducta disminuya

Puedo, en ambos supuestos conseguir mi objetivo proporcionando algo (que en ese caso se llama + positivo) o retirando algo (que se llama – negativo).

De esta forma obtenemos 4 posibilidades de intervención:

(1) Refuerzo positivo (R+): dar un premio (proporcionamos algo que ayude a aumentar esa conducta -> el refuerzo puede ser cariño, una golosina, dinero (un bonus), tomar un merecido descanso, … en un PREMIO -> quién deje su escritorio recogido a final de jornada podrá entrar 20 min más tarde la jornada siguiente* 
Aumentamos una conducta (R) introduciendo (+) algo gratificante 

(2) Refuerzo negativo (R-): eliminamos un fastidio (evitamos algo negativo con lo que aumentamos que se de esa conducta) -> quién deje su escritorio recogido a final de jornada no tendrá que acudir a la sesión de motivación*
Aumentamos una conducta (R) retirando (-) algo desagradable

(3) Castigo positivo (C+): hacemos que suceda  algo no agradable (probabilidad de que disminuya esa conducta) -> quién deje su escritorio sin recoger a final de jornada tendrá que venir 20 min antes la jornada siguiente*
Disminuimos una conducta (C) introduciendo algo desagradable

(4) Castigo negativo (C-): impedimos / evitamos que ocurra algo agradable (probabilidad de que no se de esa conducta) -> quién deje su escritorio sin recoger a final de jornada no tendrá acceso a los bonos de cafetería*
Disminuimos una conducta (C) retirando algo (-) agradable

* (quise forzar los ejemplos para que se perciba que aún buscando un mismo efecto, ciertos planteamientos son más adecuados según de qué conducta se trate)

Aunque estos procedimientos los utilizamos a diario, en prácticamente todas nuestras interacciones, el efecto no siempre es el esperado; Sin embargo, para el profesional (tras un proceso muy exigente, que requiere muchos años de formación y de aplicación) es una herramienta muy efectiva, respaldada por evidencia experimental de muchísimos años aplicada  a personas.

Improvisar

Quién se aproxima por primera vez a GTD® lo percibe un sistema extremadamente rígido.

De hecho en muchos casos es tanto motivo de crítica para quién lo observa desde la distancia, sin haberlo probado realmente, como causa de abandono para quién se acercó a practicarlo sin guía alguna y con poca confianza.

Sin embargo, en cuanto se profundiza en la metodología, bajo el capó del sistema se descubre flexibilidad, mucha flexibilidad dentro, por supuesto, del necesario control. 

Lo que GTD® promueve realmente es huir de la planificación milimétrica, que suele ser imposible de cumplir y obligaría a un gasto continuo de energia recomponiendo los planes de nuevo.

Una vez te acostumbras, esa flexibilidad te permite decidir sobre la marcha qué toca hacer de la lista que acabas de desplegar. Para un observador externo estarás improvisando

Una vez llegado a ese punto, ya no hay vuelta atrás, te quedas atrapado.
La sensación de tranquilidad es enorme.

Según dónde estés, con quién estés, el tiempo disponible y el momento, eliges hacer lo que más te aporta, lo que más te conviene, lo que más necesitas, lo más adecuado, para eso tienes tus listas.

Si de repente surge “un fuego”, lo atiendes: en cuanto lo resuelvas puedes tranquilamente volver a lo que estabas: Control absoluto dentro del caos

Hay que acostumbrarse a Improvisar, el exceso de planificaciones anticipadas con frecuencia valen de poco.

Un efecto colateral, peligroso, que no debe pasar desapercibido se desprende de lo que Sergio mencionó de pasada en un post reciente, refiriéndose al exceso de planificación anticipada.

Sin embargo, cuando diseñas ese tipo de planes inútiles tus sentidos se vuelven torpes y poco receptivos, porque están enfocados en atender a una ruta ya diseñada. Nada nuevo se revela ante ti porque te has encargado de no necesitarlo.

La cultura de improvisar, entrena y educa el estar atento, lo convierte en un hábito, inconsciente, sin esfuerzo, pero siempre ojo avizor; Y eso, también sin querer, permite descubrir: Descubrir hechos, interpretar situaciones, interconectar antecedentes y consecuentes, evaluar reacciones, identificar patrones… o sea permite aprender; de hecho esta continua interacción con el medio coincide con la visión que Piaget tenía de “inteligencia”

Para Piaget toda conducta se presenta como una adaptación o como una readaptación.
Para Piaget, entonces, la inteligencia resulta de un proceso de adaptación que se verifica permanentemente entre el individuo y su ámbito socio cultural. Este proceso implica dos procesos inseparables y simultáneos:
	1-La transformación del medio por la acción del sujeto; permanentemente y de manera activa el individuo interactúa e interviene en su entorno lo que le permite integrarse a él y conocerlo mediante un mecanismo que Piaget denomina asimilación.
	2-La continua transformación interna del sujeto, ya que cada nueva experiencia con el medio o consigo mismo implica una modificación de las estructuras mentales y comportamentales preexistentes, a los fines de acomodarse a la nueva situación. Es lo que Piaget denomina acomodación.
Asimilación y acomodación, son dos procesos complementarios y permanentes, ellos hacen posible la construcción y afianzamiento de estructuras mentales (inteligencia) ellas permiten la adaptación al mundo en el que el sujeto vive.

La cultura de improvisar, nos saca de la complacencia del “todo está controlado”, y nos enseña a adaptarnos a medida que el entorno evoluciona.

Cada día se aprenden unas cuantas cosas nuevas (si estás atento, claro)

Altruismo

¿Le das más valor a cincuenta euros o a un abrazo?
¿Prefieres sentirte valorado o disfrutar un móvil nuevo? 
Y si sientes que contribuyes a una buena causa o simplemente que estás “haciendo el bien”, ¿no es eso ya de por sí un premio?

(1) La empatía conduce a la compasión, que es uno de los principales motivadores del altruismo
(2) El reforzador de naturaleza social es muchísimo más potente que el de naturaleza material.

«Los actos altruistas son egoístas, si no es porque alivian la ansiedad, entonces tal vez porque llevan a sensaciones placenteras de orgullo y satisfacción; la expectativa del honor o reciprocidad; o la mayor probabilidad de obtener un lugar en el paraíso; e incluso si no es por ninguna de las anteriores, entonces al menos porque alivian sentimientos desagradables como la culpa o la vergüenza de no haber actuado en absoluto.»
(Aristóteles)

El altruismo evolutivo, también parece ser interesado: 

Darwin se encontraba en el buen camino, pero los evolucionistas tardaron tiempo en percatarse. Lo que desde una perspectiva pudiera considerarse altruista, desde otra era egoísmo. Sobre ese antagonismo aparente, que se dio en llamar problema de equivalencia, se desató una controversia, basada en la selección de grupo. Para aludir a la evolución del altruismo sin invocar la selección de grupo se desarrollaron la tesis de la selección de parentesco, el modelo del gen egoísta y la teoría evolutiva de juegos.
Esas teorías transformaban altruismo en egoísmo. El auxilio de un pariente a otro se convirtió en ayuda individual a sus genes en el cuerpo de otro, maximizando por tanto su «eficacia biológica inclusiva». En particular, la teoría del gen egoísta realizaba la transmutación última de considerar egoísta toda evolución genética. Bajo ese parámetro, cualquier cooperación no sería más que una mezcla de oportunismo y explotación; toda beneficencia, hipocresía redomada.
(Investigación y Ciencia - Enero 2016)


“No puede haber ningún acto «altruista» que no implique un elemento de interés personal, ningún acto de ese tipo, por ejemplo, de altruismo que no conduzca en algún grado, por pequeño que sea, al orgullo, la validación o la satisfacción. Por lo tanto, un acto no debe verse como egoísta o motivado simplemente porque incluye un elemento inevitable de interés propio. El acto todavía puede considerarse altruista si el elemento «egoísta» es accidental; o, si no es accidental, secundario; o, si no es accidental ni secundario, indeterminado.
Solo queda una pregunta: ¿cuántos de los llamados actos altruistas pueden cumplir estos criterios de altruismo genuino?”

Ya sabes
ENVÍA ALTRUISMO al 534412 y te sentirás mejor

El cien

Independientemente de mi formación, que es en psicología, casi siempre he desarrollado mi trabajo en el mundo comercial.
Actualmente lo hago en Corinto como GPV para Lowi, que me encanta.
Pero también desde hace muchos años dediqué y dedico algún que otro esfuerzo a formarme en GTD (r) que ha sido mi tabla de salvación en un entorno en el que hay mucho agobio, mucha presión y en el que es imposible llegar a todo: visitas, llamadas, mail, informes, consultas… y todo para ¡ya! (o para ayer)

Aunque siempre habrá mucho recorrido por delante y mucho aprendizaje que asimilar, me han brindado hace unos pocos años la posibilidad de compartir lo aprendido y así ayudar a algunas personas a que se organicen mejor, vivan su día a día con menos estrés y sientan que lo tienen todo bajo control.

Junto a 4 admirables compañeros Luis, Manolo, Sergio y Francisco, mantenemos y nutrimos el Podcast de Aprendiendo GTD y en Blog del mismo nombre cuyo tema central es precisamente la metodología GTD(r).
Sin aspavientos, sin pretensiones, vamos poco a poco transmitiendo cómo implementamos la metodología, los problemas que nos encontramos, cómo los resolvemos, cómo integramos la teoría en nuestro día a día y sobre todo, qué nos aporta.

De izquierda a derecha: Luis, Francisco, Sergio, Pablo y Manolo)

Esto nos ha llevado a cumplir juntos el episodio número 100 del podcast que excepcionalmente se ha emitido este pasado 30 de abril en directo por Twitch.

¿El truco? somos usuarios, sabemos por tanto ponernos en el lugar del que duda y entender perfectamente sus inquietudes, siempre estamos ahí nosotros o cualquier otro usuario para responder una duda, sin dogmatismos.

Si quieres saber más, te dejo enlace al grupo de Telegram, al Blog y por supuesto a nuestro Podcast que puedes encontrar en  iTunesiVoox, Spreaker y YouTube

En breve habrá importantes novedades.

Gracias a todos 😉