Tu cerebro piensa

Miniatura del diario «La Voz de Asturias»

¿Crees que tu cerebro piensa? ¿Es tu cerebro el que siente, el que decide, organiza, planifica…?
¿Eres tú quien reflexiona, o lo hace tu cerebro? ¿Tu no pintas nada?
De hecho podríamos decir que siempre es el cerebro el que piensa y siente, dado que toda nuestra vida mental está ligada a él.

Ciertas disciplinas parapetadas tras la denominación de “neuro-loquesea” , que suena muy bien, suelen difundir este tipo de creencias..
Pero NO. No eludas tu responsabilidad.
No es tu cerebro eres TU y tus circunstancias.

Descrita en el año 2003 por Maxwell Bennett y Peter Hacker (neurocientífico el primero y filósofo el segundo), la falacia mereológica de la neurociencia queda definida como la tendencia a atribuir en el discurso científico propiedades psicológicas al cerebro.

Mereológica, porque pretende atribuir a una parte propiedades que sólo son atribuibles al todo: Mi cortex visual no es el que ve, al igual que mi lóbulo frontal no es el que toma decisiones, no habla mi boca, no caminan mis pies. El que ve o el que toma las decisiones es el individuo en su totalidad.

Podría parece simplemente un error lingüístico, o incluso una figura literaria.
De hecho tomar la parte por el todo y viceversa  es un buen recurso retórico
Sin embargo puede tener consecuencias más allá de la simple confusión de términos, por ejemplo, buscar partes del cerebro responsables del pensamiento o de la toma de decisiones, al margen del individuo y lo que es per, conseguir que nos lo creamos.

Estoy gobernado por una fuerza incontrolada, que se rige por sus propias normas, una esencia que permanece intacta, que me es ajena y es dueña de mis actos.

Por suerte nos queda la Filosofía que aporta una visión holística del individuo.

Empatía

Recientemente, asistí a una presentación (otra) de novedades relacionadas con mi trabajo.
En la videoconferencia, en una de las típicas diapositivas, una de esas que alguien lee porque son autoexplicativas, se definían los tres pilares de aquella empresa.
Uno de ellos era “EMPATHY”, empatía.
No pude evitar mascullar un comentario, que por suerte nadie escuchó o al menos fue ignorado por todos.
¿Puede una empresa tener empatía? ¿Sabría quién escribió aquello lo que es la empatía?

Si tu lo sabes, si lo tienes claro, quizá no quieras seguir leyendo, pero te animo a ello. Serán sólo unos minutos y si cuando llegues al final no te topaste con  nada nuevo, no habrá sido demasiado grave.

La presentación continuó y sucedió  lo que me esperaba. En el desarrollo del pilar “EMPATHY”, lo que se planteaba era que la empresa rebosaba honestidad, autenticidad, transparencia, cercanía, humor…
Todos valores muy loables, pero NADA que ver con la empatía.
Es cierto que con frecuencia se asocia le empatía con caer bien y ser auténtico, pero no sé bien de dónde sale esa asociación y además es falsa (quizá por la similitud fonética con “simpatía”).

No me gusta tirar de diccionario de la RAE cuando hay que definir un terreno de juego, unos límites, el significado, de qué estamos hablando.

La empatía es una “capacidad”, una “competencia” que no sólo abarca la parte emocional y afectiva, sino que también tiene una perspectiva objetiva.
La empatía parte de saber ponerse en el lugar de otra persona, pero eso es una nimiedad, es sólo el punto de arranque, no acaba ahí.
Ser empático con alguien consiste en usurpar momentáneamente el lugar del otro: entender sus motivaciones, su patrón de procesamiento, sus referentes, sus condicionantes, su contexto, su objetivo.
Vivir una experiencia ajena, convertirse en otro, abandonar nuestra forma de ENTENDER para abrazar momentáneamente otra.

La empatía como cualquier otra capacidad puede aprenderse hasta cierto nivel y mientras la practicas y entrenas puedes adquirir innegables beneficios.

Aprenderás a escuchar, a analizar y a discernir, de forma prudente, sin caer en tópicos, incluso sin juzgar, evidentemente.
Una buen hábito que se puede aplicar a muchos terrenos profesionales (médico-paciente, profesor-alumno…).

Sentirás cómo tu curiosidad se estimula, cuanto más entiendes, más necesitas profundizar.

Tus relaciones sociales cambiarán: saber ponerse en el lugar del otro, pensar desde su punto de vista, valorar cuál fue su contexto, qué le hizo tomar las decisiones que haya tomado, porqué se comportó como se comportó… Los compartas o no, verás de otra forma a esa persona y esa persona te verá a ti de forma diferente.

Te hará más sensible a los problemas de otros, más tolerante con los errores, más proclive a ayudar, más respetuoso con todos, más amigable por tanto.

Lo mejor de todo, es que crea un círculo que se retroalimenta y que suele generar una sensación de bienestar mutuo: nos sentimos mejor con las personas que nos entienden, aunque no compartan nuestras opiniones.

Y si todo esto te supone mucho esfuerzo siempre puedes pedir ayuda, no es lo mismo pero LO PARECE

Syntax Error

Virginia. 1959, Consulta del Dr. William D. Scott. 10:45 a.m.

– Buenos días Cecilia, siéntese

– Buenos días Dr

– Serán sólo un par de preguntas;  ¿mataría usted? ¿Sería capaz de matar a un ser humano?

– ¿Cómo? ¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que no, soy una persona normal, pacífica, no me gusta la violencia… Soy una persona de principios.

– ¿Tiene usted hijos?

– Si, gemelos; están pasando una temporada con mi hermana. ¡Los hecho tanto de menos!

– ¿Y si alguien fuese a hacerles lo más repugnante que usted pueda imaginar? ¿Los defendería? ¿Sería en ese caso capaz de matar?

– Bueno, es que usted me había preguntado en circunstancias normales y claro, yo…

– Gracias Cecilia; que pase el siguiente.

Esta publicación inicia, espero, una trilogía que llamo «yo soy yo y mis circunstancias», una breve reflexión acerca de que no SOMOS una cosa ni otra, sino sólo aquello que el contexto, las circunstancias determinan