Sujétame el cubata

Un «psicólogo» en una sesión grupal levantó un vaso de agua.
Todo el mundo esperaba la típica pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío?. Sin embargo, preguntó:
– ¿Cuánto pesa este vaso? 

Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos. 

El psicólogo respondió: «El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará. 
El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve.»
Y continuó: “Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellas un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.”

¡Acuérdate de soltar el vaso!

(Autor desconocido)

¿Soltar el vaso? ¿Así de fácil? ¿Seguro?
El problema es que a veces no se puede soltar el vaso, porque puedes estar paralizado
… o no se sabe cómo soltarlo por miedo a que se rompa
… o sencillamente no se quiere soltar a pesar de todo, por miedo a quedarse sin vaso


[MODE ironic /on]
Detente. Para. Respira.
Analiza.
Decide.
¿Ves qué fácil?; Ahora si que ya puedes seguir, retos a mí: ¡qué vaso ni qué vaso, SUJÉTAME EL CUBATA!

[MODE ironic /off]

Precariedad y neolengua

¿Puede el lenguaje, la forma de comunicar, hacer que sintamos como buenas cosas que no lo son?

Si, sin duda.

Basta con partir de una «combinación de términos» carente de significado o de significado vago, otorgarles un sentido y repetir y repetir hasta convertirlos en algo que a fuerza de escuchar, lo asumimos como si siempre hubiese estado ahí, lo incorporamos a nuestro día a día
No son eufemismos, buscan normalizar algo anormal; veamos algunos ejemplos,  que nos llegan en inglés, cómo no y todos ellos relacionados con la precariedad, que no deja de ser una potencial bomba a desactivar:

Minijob, para referirse a trabajos muy limitados en su jornada o en su salario Nesting, para referirse a pasar el tiempo libre sin salir de casa

Adolestreinta, para definir a los treintaañeros no emancipados, se vende como “vivir despreocupado y sin ataduras” 

Co-living, tener que compartir piso, vivir en una habitación porque no te puedes permitir pagar un alquiler, porque así «puedes seguir compartiendo experiencias laborales y vitales»

Freeganismo: comer de la basura, literalmente, disfrazado de “estoy contra el despilfarro alimenticio”

Job-hopping, que es tener que cambiar de trabajo cada dos por tres debido a los llamados “contratos basura”, aunque apara algunos medios es una tendencia que «arrasa» entre los jóvenes

Job-sharing, en el que dos personas ocupan un mismo puesto de trabajo, repartiendo el sueldo también: «Dos expertos, felices y comprometidos, sin desgastes y sin sacrificar su vida profesional ni la personal beneficiando al máximo al empleador. El sueño hecho realidad.«

Trabacaciones, o irse de vacaciones con el móvil, el portátil y seguir estando disponible para cubrir las necesidades del puesto de trabajo, porque estar de vacaciones es aburrido

Sinkies, para definir parejas jóvenes, que trabajan, pero cuyos ingresos no les permiten formar familia, ya que ambos sueldos alcanzan escasamente el equivalente a un salario decente

Salario emocional, porque el dinero no lo es todo. Cobras poco, si, pero a cambio tienes cierta flexibilidad de horario, puedes conciliar…

Y lo rematamos todo con un poco de Resiliencia: tu aguanta lo que sea, y no protestes.

Ah y no olvides sonreír, que algo leí el otro día en una taza.


Neolengua (Newspeak) es un término introducido por George Orwell en la novela 1984 (publicada en 1949).
Con Neolengua no se refiería a neologismos ni a eufemismos. Detrás hay una clara intención manipulativa, de crear o modificar estados de opinión: dominar el pensamiento de los miembros del Partido y hacer inviables otras formas de pensamiento contrarias a los principios del Ingsoc

Tu cerebro piensa

Miniatura del diario «La Voz de Asturias»

¿Crees que tu cerebro piensa? ¿Es tu cerebro el que siente, el que decide, organiza, planifica…?
¿Eres tú quien reflexiona, o lo hace tu cerebro? ¿Tu no pintas nada?
De hecho podríamos decir que siempre es el cerebro el que piensa y siente, dado que toda nuestra vida mental está ligada a él.

Ciertas disciplinas parapetadas tras la denominación de “neuro-loquesea” , que suena muy bien, suelen difundir este tipo de creencias..
Pero NO. No eludas tu responsabilidad.
No es tu cerebro eres TU y tus circunstancias.

Descrita en el año 2003 por Maxwell Bennett y Peter Hacker (neurocientífico el primero y filósofo el segundo), la falacia mereológica de la neurociencia queda definida como la tendencia a atribuir en el discurso científico propiedades psicológicas al cerebro.

Mereológica, porque pretende atribuir a una parte propiedades que sólo son atribuibles al todo: Mi cortex visual no es el que ve, al igual que mi lóbulo frontal no es el que toma decisiones, no habla mi boca, no caminan mis pies. El que ve o el que toma las decisiones es el individuo en su totalidad.

Podría parece simplemente un error lingüístico, o incluso una figura literaria.
De hecho tomar la parte por el todo y viceversa  es un buen recurso retórico
Sin embargo puede tener consecuencias más allá de la simple confusión de términos, por ejemplo, buscar partes del cerebro responsables del pensamiento o de la toma de decisiones, al margen del individuo y lo que es per, conseguir que nos lo creamos.

Estoy gobernado por una fuerza incontrolada, que se rige por sus propias normas, una esencia que permanece intacta, que me es ajena y es dueña de mis actos.

Por suerte nos queda la Filosofía que aporta una visión holística del individuo.

Sinécdoque

El troll, ese que a todos nos tocó sufrir en un momento u otro, en un foro u otro, rebate (rebate aparente, puesto que utiliza un discurso paralelo) adoptando, a sabiendas, la literalidad de la sinécdoque, que alguien haya tenido a bien utilizar para ilustrar una explicación.

Aisla esa literalidad, generalmente un término, lo despersonaliza, lo adorna, lo rodea de nueva parafernalia y crea una nueva narrativa.
Utiliza palabras parecidas a las de partida, pero distan años luz en cuanto a significado.

Con una técnica de tirabuzón, adereza, cual croqueta, su alimento: la discusión vacua, la palabrería sin ton ni son, la confusión del otro, la perplejidad de todos.

Destroza así toda lógica argumental. Convierte su discurso en irrebatible: no se puede discutir lo que no tiene ni pies ni cabeza.
Consigue centrar el debate en otra cosa nueva acaba de crear, SU COSA, que carece del significado inicial, que carece de todo significado en realidad.

Pero acaba recibiendo réplica, lo que le refuerza la continuidad del sinsentido.
Recuerda: el troll bien entrenado, siempre gana.

La única defensa es ignorarlo.

Don’t feed the Troll

MORNING SINGERS

(From lost to the river)

Eran tiempos del UHF, que aquí tardó mucho en llegar porque la cordillera cantábrica aísla: aísla los cuerpos, aísla los corpúsculos y aísla las ondas. 

Recuerdo los primeros debates en TV, en un programa que dejó huella para los que lo vivimos, porque  trataba temas muy controvertidos, delicados para aquella época y que además se abordaban en profundidad.

Así un día podrían hablar de Lucifer y entre los tertulianos contar con la presencia de un exorcista, como otros trataban asuntos como la droga, la brujería, la homosexualidad, los hijos del exilio, la planificación familiar o el Opus Dei. Este último levantó bastantes ampollas entre el respetable.
(Fuente : El Español

Para empezar una selección excelente de películas, que se veían “sin descansos” (sin cortes publicitarios)

Para seguir con el debate con excelentes invitados; gente formada, conocedora del tema a tratar, especialistas.

El coloquio de esta noche (19 de enero de 1979) versará sobre el «alcoholismo». España es el cuarto país de Europa en cuanto a consumo de alcohol, con una media de catorce litros anuales por persona. Intervienen en el coloquio: Rafael Luis Osete Mula (de la Asociación de ex Alcohólicos Españoles), Francisco Alonso Fernández (catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica de la Universidad Complutense de Madrid), Rosalía Clemente (asistenta social del Dispensario Antialcohólico), Archer Tongue (director ejecutivo del Consejo Internacional de Alcoholismo y Toxicomanía), Erik Epensen (del Ministerio de Asuntos Sociales de Noruega). No interviene ningún representante del Ministerio español de Sanidad, al parecer por causas ajenas al programa. Previamente se emitirá el largometraje Días sin huella (1948), de Billy Wilder, protagonizado por Ray Milland y galardonado con cuatro oscars: a la mejor película, director, guión y actor.
(Fuente : El País)

En un país que estaba despertando, en una época en la que acceder a información era complicado, requería interés y esfuerzo, era costoso y además un arte… poder escuchar a eminencias en cada materia, a quienes diseñaban las estrategias, a quienes operaban a pie de calle, fue un lujo.

Los debates, generalmente pausados y educados, en los que rara vez se interrumpía, se alargaban hasta la madrugada. Todo en directo. Con traducción simultánea cuando era necesario (y lo era con mucha frecuencia).
Argumentar era la norma, era lo que se esperaba.
Poco eslogan, poco marketing, mucha reflexión, mucha argumentación.

Ahora el “saber” es universal. Se ha democratizado de la mano de los medios digitales y las herramientas que ofrece.
Poco a poco.
Primero fueron los tertulianos/as que los lunes son analistas políticos, los martes son investigadoras científicas, los miércoles analistas estadísticos.

Luego los ayudadores / opinion bien, propaganda mal- entra el mk- llega la desinformación- fake news. 

Hoy cualquiera puede saber, sabe, o cree que sabe, cualquiera opina, cualquiera juzga y lo hace público (asumo mi culpa por estar ahora mismo formando parte de lo que critico lo que sin duda provoca un paradoja extrema).

Los lunes son analistas políticos, los martes son investigadoras científicas, los miércoles analistas estadísticos.

Sientan cátedra.

Los jueves te dicen cómo debes mejorar, de qué te debes quejar, cómo ser feliz, como conseguir lo que ellos no han conseguido, te van a revelar su secreto por una mínima cuota.

Aconsejan y guían.

Unos por ignorancia, otros por soberbia.

Sabiondos, cuñados, opinadores, entrenadores positivos, gurús de todo y para todo, circo, sin argumento, sin contraste, sin profundidad.
Autocomplaciente. 

Soluciones universales ya que si no lo consigues es porque no te esfuerzas lo suficiente (vaya por dios), trasladando al individuo “las culpas” y generando por tanto doble frustración, alienación, depresión… (ellos están lejos, en su pedestal)

Hay mil formas de hacer lo mismo, pero la mía es la mejor. 

Busca la aniquilación para preservar su estatus, que es al fin y al cabo su fuente de ingresos: Buscan tu pasta.

¡Qué mediocre!

La vacuna, el remedio, es complicada, porque precisa de pensamiento crítico  y eso no nace por generación espontánea: nace de la educación, la reglada y la de casa, la de la familia, la del grupo; y además hay que cultivarla, con constancia, de continuo.

El pensamiento crítico es el proceso de dudar de las afirmaciones que en la vida cotidiana suelen aceptarse como verdaderas (Wikipedia)

Sigue siendo la lucha entre el S1 y el S2 que está presente en todos nuestro actos. Los heurísticos, los sesgos, la capacidad de decidir.

Si tienes hijos, haz que “piensen”, que se cuestionen todo, que se pregunten los porqués de las cosas, que sean escépticos (en sentido amplio, no filosófico, lo agradecerán toda la vida, y posiblemente el mundo será mejor

Posiblemente no, SEGURO.

Si quieres, puedes

Si quieres puedes.

No lo has intentado con todas tus fuerzas

Él / Ella lo ha logrado

Lo que te sucede es responsabilidad tuya

Con esa actitud enfermarás

Calm

No te dejes engañar

Aunque quieras, puedes “no poder”; aunque quieras, puede que no puedas

No importa si te lo dice un psicólogo, un coach, un vendehumos o un cantamañanas. 

Querer es una condición necesaria, pero no suficiente.

Creer que puedes conseguir todo lo te propongas, sin más, sólo te va a llevar a frustraciones. Hay que poner muchos medios, muchos recursos y no siempre se tienen.

La fe NO mueve montañas. El empeño ciego malgasta recursos. La falta de resultados produce frustración y por tanto, ira o desánimo.

La vacuna: conócete a ti mismo, se consciente de tus virtudes y se consciente de tu limitaciones, estudia tu entorno y adáptate a él. Da un paso más allá vuelve a estudiar tu entorno, lo que te rodea y a quienes te rodean y trata de que también se adapten un poco a ti.

Cada uno cede un poco para encajar mejor con el otro.

El resultado, posiblemente te resulte sorprendente. 

Quizá consigas un perfecto equilibrio entre expectativas y éxitos. Quizá tu balanza obtenga el equilibrio que quieres en cada empresa que inicies. Un balance correcto entre esfuerzo y resultados.

Verás que buenas sensaciones y quizá en la próxima ocasión te apetezca dar un paso más.

‘Power poses’ don’t work, eleven new studies suggest

Do Positive Psychology Exercises Work? A Replication of Seligman et al. ()

Emotional well-being does not predict survival in head and neck cancer patients: a Radiation Therapy Oncology Group study

Personality and the Risk of Cancer

Influence of psychological coping on survival and recurrence in people with cancer: systematic review

Personality Factors and Breast Cancer Risk: A 13-Year Follow-up