Sujétame el cubata

Un «psicólogo» en una sesión grupal levantó un vaso de agua.
Todo el mundo esperaba la típica pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío?. Sin embargo, preguntó:
– ¿Cuánto pesa este vaso? 

Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos. 

El psicólogo respondió: «El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará. 
El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve.»
Y continuó: “Las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellas un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.”

¡Acuérdate de soltar el vaso!

(Autor desconocido)

¿Soltar el vaso? ¿Así de fácil? ¿Seguro?
El problema es que a veces no se puede soltar el vaso, porque puedes estar paralizado
… o no se sabe cómo soltarlo por miedo a que se rompa
… o sencillamente no se quiere soltar a pesar de todo, por miedo a quedarse sin vaso


[MODE ironic /on]
Detente. Para. Respira.
Analiza.
Decide.
¿Ves qué fácil?; Ahora si que ya puedes seguir, retos a mí: ¡qué vaso ni qué vaso, SUJÉTAME EL CUBATA!

[MODE ironic /off]

Indefensión Aprendida

A  dos grupos de estudiantes, de la misma clase, se les presentó una prueba que consistía en resolver 5 anagramas: encontrar una nueva palabra con las mismas letras que la palabra presentada.
Para el grupo uno, las 5 palabras presentadas tenían muy fácil solución. 
Para el grupo dos, las cuatro primeras eran irresolubles y sólo la quinta era tan fácil como se le había presentado al grupo uno.

¿Sabéis que pasó?

Que los miembros del grupo dos fueron incapaces de resolver la quinta prueba.
Se habían bloqueado y aunque era sencilla, no eran capaces de ver la solución.

El experimento es fácilmente replicable, se hizo infinidad de veces, incluso en directo en una charla TED

Esta respuesta, se puede dar en situaciones de violencia física, en situaciones de fracasos continuados, en situaciones de menosprecio reiterado, en entornos excesivamente controlados…
En psicología se llama “indefensión aprendida” y cuando se mantiene en el tiempo y se generaliza a muchas situaciones puede acarrear consecuencias graves:

«¿Para qué estudiar si siempre suspendo?» 
«¿Para qué buscar amistades si siempre me dicen que no?» 
«¿Para qué hacer cosas si siempre lo acabo estropeando todo?”
«¿Para qué intervenir si nadie me hace caso?» 

Quién primero describió este comportamiento fue el Dr Martin Seligman a finales de la década del los 60 del pasado siglo (antes de pasarse a la psicología positiva)
Realizó una serie de experimentos con perros que hoy serían difícilmente aceptables.
Lo que observó experimentalmente, fue que cuando un animal no es capaz de intervenir sobre algo que le causa dolor o sufrimiento, se acaba inhibiendo y deja de intentar responder / huir: Incluyo si  desaparecen las causas que inicialmente le impedían afrontar el problema, se mantiene en su postura de “no respuesta”.
Aquí sus conclusiones originales de Seligman.


La Indefensión aprendida, o adquirida, es una condición psicológica en la que un sujeto aprende a creer que está indefenso, que no tiene ningún control sobre la situación en la que se encuentra y que cualquier cosa que haga es inútil. Como resultado, el animal permanece pasivo frente a una situación displacentera o dañina, incluso cuando dispone de la posibilidad real de cambiar estas circunstancias.

Las situaciones de indefensión aprendida producen tres efectos cognitivos en las personas: refuerzan la creencia de que no hay posibilidad de controlar las situaciones desagradables, a pesar que esto no sea así; producen apatía y desmotivación, por lo que se dejan de intentar cambiar las cosas; y también afectan a los procesos de aprendizaje, porque cesan los intentos por encontrar nuevas vías de escape o de resolución.

En este video se puede ver una versión del experimento de los anagramas con un grupo de alumnos/as.

Precariedad y neolengua

¿Puede el lenguaje, la forma de comunicar, hacer que sintamos como buenas cosas que no lo son?

Si, sin duda.

Basta con partir de una «combinación de términos» carente de significado o de significado vago, otorgarles un sentido y repetir y repetir hasta convertirlos en algo que a fuerza de escuchar, lo asumimos como si siempre hubiese estado ahí, lo incorporamos a nuestro día a día
No son eufemismos, buscan normalizar algo anormal; veamos algunos ejemplos,  que nos llegan en inglés, cómo no y todos ellos relacionados con la precariedad, que no deja de ser una potencial bomba a desactivar:

Minijob, para referirse a trabajos muy limitados en su jornada o en su salario Nesting, para referirse a pasar el tiempo libre sin salir de casa

Adolestreinta, para definir a los treintaañeros no emancipados, se vende como “vivir despreocupado y sin ataduras” 

Co-living, tener que compartir piso, vivir en una habitación porque no te puedes permitir pagar un alquiler, porque así «puedes seguir compartiendo experiencias laborales y vitales»

Freeganismo: comer de la basura, literalmente, disfrazado de “estoy contra el despilfarro alimenticio”

Job-hopping, que es tener que cambiar de trabajo cada dos por tres debido a los llamados “contratos basura”, aunque apara algunos medios es una tendencia que «arrasa» entre los jóvenes

Job-sharing, en el que dos personas ocupan un mismo puesto de trabajo, repartiendo el sueldo también: «Dos expertos, felices y comprometidos, sin desgastes y sin sacrificar su vida profesional ni la personal beneficiando al máximo al empleador. El sueño hecho realidad.«

Trabacaciones, o irse de vacaciones con el móvil, el portátil y seguir estando disponible para cubrir las necesidades del puesto de trabajo, porque estar de vacaciones es aburrido

Sinkies, para definir parejas jóvenes, que trabajan, pero cuyos ingresos no les permiten formar familia, ya que ambos sueldos alcanzan escasamente el equivalente a un salario decente

Salario emocional, porque el dinero no lo es todo. Cobras poco, si, pero a cambio tienes cierta flexibilidad de horario, puedes conciliar…

Y lo rematamos todo con un poco de Resiliencia: tu aguanta lo que sea, y no protestes.

Ah y no olvides sonreír, que algo leí el otro día en una taza.


Neolengua (Newspeak) es un término introducido por George Orwell en la novela 1984 (publicada en 1949).
Con Neolengua no se refiería a neologismos ni a eufemismos. Detrás hay una clara intención manipulativa, de crear o modificar estados de opinión: dominar el pensamiento de los miembros del Partido y hacer inviables otras formas de pensamiento contrarias a los principios del Ingsoc

Si quieres, puedes

Si quieres puedes.

No lo has intentado con todas tus fuerzas

Él / Ella lo ha logrado

Lo que te sucede es responsabilidad tuya

Con esa actitud enfermarás

Calm

No te dejes engañar

Aunque quieras, puedes “no poder”; aunque quieras, puede que no puedas

No importa si te lo dice un psicólogo, un coach, un vendehumos o un cantamañanas. 

Querer es una condición necesaria, pero no suficiente.

Creer que puedes conseguir todo lo te propongas, sin más, sólo te va a llevar a frustraciones. Hay que poner muchos medios, muchos recursos y no siempre se tienen.

La fe NO mueve montañas. El empeño ciego malgasta recursos. La falta de resultados produce frustración y por tanto, ira o desánimo.

La vacuna: conócete a ti mismo, se consciente de tus virtudes y se consciente de tu limitaciones, estudia tu entorno y adáptate a él. Da un paso más allá vuelve a estudiar tu entorno, lo que te rodea y a quienes te rodean y trata de que también se adapten un poco a ti.

Cada uno cede un poco para encajar mejor con el otro.

El resultado, posiblemente te resulte sorprendente. 

Quizá consigas un perfecto equilibrio entre expectativas y éxitos. Quizá tu balanza obtenga el equilibrio que quieres en cada empresa que inicies. Un balance correcto entre esfuerzo y resultados.

Verás que buenas sensaciones y quizá en la próxima ocasión te apetezca dar un paso más.

‘Power poses’ don’t work, eleven new studies suggest

Do Positive Psychology Exercises Work? A Replication of Seligman et al. ()

Emotional well-being does not predict survival in head and neck cancer patients: a Radiation Therapy Oncology Group study

Personality and the Risk of Cancer

Influence of psychological coping on survival and recurrence in people with cancer: systematic review

Personality Factors and Breast Cancer Risk: A 13-Year Follow-up