MORNING SINGERS

(From lost to the river)

Eran tiempos del UHF, que aquí tardó mucho en llegar porque la cordillera cantábrica aísla: aísla los cuerpos, aísla los corpúsculos y aísla las ondas. 

Recuerdo los primeros debates en TV, en un programa que dejó huella para los que lo vivimos, porque  trataba temas muy controvertidos, delicados para aquella época y que además se abordaban en profundidad.

Así un día podrían hablar de Lucifer y entre los tertulianos contar con la presencia de un exorcista, como otros trataban asuntos como la droga, la brujería, la homosexualidad, los hijos del exilio, la planificación familiar o el Opus Dei. Este último levantó bastantes ampollas entre el respetable.
(Fuente : El Español

Para empezar una selección excelente de películas, que se veían “sin descansos” (sin cortes publicitarios)

Para seguir con el debate con excelentes invitados; gente formada, conocedora del tema a tratar, especialistas.

El coloquio de esta noche (19 de enero de 1979) versará sobre el «alcoholismo». España es el cuarto país de Europa en cuanto a consumo de alcohol, con una media de catorce litros anuales por persona. Intervienen en el coloquio: Rafael Luis Osete Mula (de la Asociación de ex Alcohólicos Españoles), Francisco Alonso Fernández (catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica de la Universidad Complutense de Madrid), Rosalía Clemente (asistenta social del Dispensario Antialcohólico), Archer Tongue (director ejecutivo del Consejo Internacional de Alcoholismo y Toxicomanía), Erik Epensen (del Ministerio de Asuntos Sociales de Noruega). No interviene ningún representante del Ministerio español de Sanidad, al parecer por causas ajenas al programa. Previamente se emitirá el largometraje Días sin huella (1948), de Billy Wilder, protagonizado por Ray Milland y galardonado con cuatro oscars: a la mejor película, director, guión y actor.
(Fuente : El País)

En un país que estaba despertando, en una época en la que acceder a información era complicado, requería interés y esfuerzo, era costoso y además un arte… poder escuchar a eminencias en cada materia, a quienes diseñaban las estrategias, a quienes operaban a pie de calle, fue un lujo.

Los debates, generalmente pausados y educados, en los que rara vez se interrumpía, se alargaban hasta la madrugada. Todo en directo. Con traducción simultánea cuando era necesario (y lo era con mucha frecuencia).
Argumentar era la norma, era lo que se esperaba.
Poco eslogan, poco marketing, mucha reflexión, mucha argumentación.

Ahora el “saber” es universal. Se ha democratizado de la mano de los medios digitales y las herramientas que ofrece.
Poco a poco.
Primero fueron los tertulianos/as que los lunes son analistas políticos, los martes son investigadoras científicas, los miércoles analistas estadísticos.

Luego los ayudadores / opinion bien, propaganda mal- entra el mk- llega la desinformación- fake news. 

Hoy cualquiera puede saber, sabe, o cree que sabe, cualquiera opina, cualquiera juzga y lo hace público (asumo mi culpa por estar ahora mismo formando parte de lo que critico lo que sin duda provoca un paradoja extrema).

Los lunes son analistas políticos, los martes son investigadoras científicas, los miércoles analistas estadísticos.

Sientan cátedra.

Los jueves te dicen cómo debes mejorar, de qué te debes quejar, cómo ser feliz, como conseguir lo que ellos no han conseguido, te van a revelar su secreto por una mínima cuota.

Aconsejan y guían.

Unos por ignorancia, otros por soberbia.

Sabiondos, cuñados, opinadores, entrenadores positivos, gurús de todo y para todo, circo, sin argumento, sin contraste, sin profundidad.
Autocomplaciente. 

Soluciones universales ya que si no lo consigues es porque no te esfuerzas lo suficiente (vaya por dios), trasladando al individuo “las culpas” y generando por tanto doble frustración, alienación, depresión… (ellos están lejos, en su pedestal)

Hay mil formas de hacer lo mismo, pero la mía es la mejor. 

Busca la aniquilación para preservar su estatus, que es al fin y al cabo su fuente de ingresos: Buscan tu pasta.

¡Qué mediocre!

La vacuna, el remedio, es complicada, porque precisa de pensamiento crítico  y eso no nace por generación espontánea: nace de la educación, la reglada y la de casa, la de la familia, la del grupo; y además hay que cultivarla, con constancia, de continuo.

El pensamiento crítico es el proceso de dudar de las afirmaciones que en la vida cotidiana suelen aceptarse como verdaderas (Wikipedia)

Sigue siendo la lucha entre el S1 y el S2 que está presente en todos nuestro actos. Los heurísticos, los sesgos, la capacidad de decidir.

Si tienes hijos, haz que “piensen”, que se cuestionen todo, que se pregunten los porqués de las cosas, que sean escépticos (en sentido amplio, no filosófico, lo agradecerán toda la vida, y posiblemente el mundo será mejor

Posiblemente no, SEGURO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s