2^n

Hace poco hablaba de cómo los heurísticos pueden afectar y condicionar nuestra toma de decisiones, y en algunos casos nos llevan a cometer errores, sesgos.
Hoy voy a describir otro componente con el que nos topamos cada vez con más frecuencia.

INDECISIÓN 
Cuando le damos vueltas y vueltas a algo y no damos el paso. Por mucho que quieras afrontarlo, te bloqueas.
Puede ser por miedo a meter la pata, a equivocarte, a las consecuencias, especialmente si crees que puedan ser negativas, a que anticipes que no haya vuelta atrás…

A esta indecisión se le llama en ciertos ámbitos “parálisis por análisis”.
Hay dos situaciones que favorecen que se produzca este fenómeno.

(1) el exceso de opciones entre las que elegir

Cuando había un sólo canal de TV la decisión era fácil: o lo veías o no.
Ahora, entre cientos de canales y varias plataformas de pago, cada una con una oferta “kilométrica”. Es frecuente escuchar eso de “no sé por dónde empezar”.

Más allá de la anécdota, se puede generalizar a muchos ámbitos.
Siempre queremos escoger “lo mejor”, y esto nos lleva lleva a analizar, y analizar y sopesar… sin que podamos tomar decisión alguna; siempre podemos darle una vuelta más.

(2) el exceso de planificación

Querer tenerlo todo anticipado, todas las opciones, todos los posibles imprevistos controlados.
Milimétrico.
Lógico, necesitamos minimizar la incertidumbre.
Pero las situaciones a controlar van a ir creciendo exponencialmente, a modo de tablero de partida de ajedrez.

Pues llegados a este punto hay dos opciones, sólo dos.
O sigues parado, analizando, o te mueves.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s