Falacias

Hoy quiero hablar de las falacias.

En la corta vida de este Blog nunca recurrí al diccionario de la RAE, ni a ningún otro diccionario de la lengua.
El motivo es obvio para mí: carecen en sus explicaciones (definiciones) de la parte enciclopédica, por tanto contextual, lo que deja las explicaciones desprovistas de justificación.
Vamos a comprobarlo. Esta es la definición de «falacia» en 2 prestigiosos diccionarios

————————————

Diccionario General de la Lengua Española Vox
Nombre femenino (formal)
Engaño o mentira que se esconde bajo algo, en especial cuando se pone de manifiesto su falta de verdad

————————————

Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua
Del lat. fallacia
1. f. Engaño, fraude o mentira.

————————————

Quizá muchos arqueéis las cejas diciendo: “eso, una falacia es una trola… ¿dónde está el misterio?”

El misterio está en entender entonces por qué se clasifican las falacias desde 400 años antes de cristo (de hecho hasta se suelen nombran en latín), por qué se analizan y se desmenuzan, por qué se explican; en resumidas cuentas: si son sólo mentiras ¿qué aporta estudiarlas en detalle?
¿Resolvemos el misterio?

La falacia, más que una simple mentira, es un engaño
Es una treta, una artimaña, es una argumentación errónea disfrazada de verdad.
Que nos la intentan colar de forma sibilina, vamos.

En propiedad deberíamos decir “argumento falaz”.

Desde la Grecia Antigua, los Sofistas, enseñaban a los jóvenes discípulos el arte de la retórica, basada en la oratoria y la persuasión, con la finalidad de convencer a los demás (incluso con engaños) y que pudiesen así dedicarse a la política (sofismas)

Unos años después Aristóteles (también lo hizo Platón), para refutarles, ya clasificó en sus Refutaciones sofísticas trece tipos de falacias.
Hablamos de 300 y 400 a. C.

Si de partida el argumento tiene como finalidad engañar, hablaremos de sofisma.
Si no es una falacia.
En ambos casos, es muy importante conocerlas, para descubrir los intentos de manipulación verbal.
Las falacias están presentes, contaminando, todas las áreas en las que la argumentación y la persuasión sean el objetivo: política, derecho, periodismo, mercadotecnia, divulgación y por supuesto, hoy día en todos medios de comunicación o red social, profesional o amateur. 
Y buscan sacar ventaja. Quizá te suene familiares muchas de estas situaciones:

Cuando se desacredita a una persona, se busca invalida todos sus argumentos, independientemente de que pueda tener razón.
Cuando presentas una correlación deliberadamente como si fuese causalidad
Cuando planteas como dicotomía algo que realmente no lo es
Cuando presentas como bueno algo, debido a que es complicado demostrar su falsedad
Cuando apelas a la mayoría para justificar algo

… «Ad hominem», «Ad verecundiam», «Ad populum», , «Ad ignorantiam», «Ad consequentiam»…
No te vas a librar, explicaré algunas de ellas próximamente.

Un comentario en “Falacias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s